Saltar al contenido

La inteligencia artificial puede hacer frente al cambio climático

El mayor desafío del planeta podría beneficiarse de la I.A.

La inteligencia artificial puede hacer frente al cambio climático 1

La inteligencia artificial puede hacer frente al cambio climático 2

El cambio climático es el mayor reto al que se enfrenta el planeta. Necesitará todas las soluciones posibles, incluyendo tecnología como la inteligencia artificial (IA).

Viendo la oportunidad de ayudar a la causa, algunos de los más grandes nombres de la IA y del aprendizaje automático -una disciplina dentro de este campo- publicaron recientemente un artículo titulado «Tackling Climate Change with Machine Learning» (Enfrentando el cambio climático con el aprendizaje automático).

El documento, que fue discutido en un taller durante una importante conferencia de IA en junio, fue una «llamada a las armas» para reunir a los investigadores, dijo David Rolnick, becario postdoctoral de la Universidad de Pensilvania y uno de los autores.

«Es sorprendente a cuántos problemas puede contribuir significativamente el aprendizaje de máquinas», dice Rolnick, quien también ayudó a organizar el taller de junio.

«La IA no es una bala de plata»

El documento ofrece hasta 13 áreas en las que se puede implementar el aprendizaje automático, incluyendo la producción de energía, la eliminación de CO2, la educación, la geoingeniería solar y las finanzas. Dentro de estos campos, las posibilidades incluyen edificios más eficientes energéticamente, la creación de nuevos materiales bajos en carbono, un mejor control de la deforestación y un transporte más ecológico. Sin embargo, a pesar del potencial, Rolnick señala que estos son los primeros días y que la IA no puede resolverlo todo.

«La IA no es una bala de plata», dice. Y aunque no sea una solución perfecta, está aportando nuevos conocimientos sobre el problema.

He aquí tres maneras en que el aprendizaje automático puede ayudar a combatir el cambio climático. Mejores modelos climáticos Este impulso se basa en el trabajo ya realizado por la informática climática, una disciplina creada en 2011 que se encuentra en la intersección de la ciencia de los datos y la ciencia del clima.

La inteligencia artificial puede hacer frente al cambio climático 3La informática climática abarca una amplia gama de temas: desde la mejora de la predicción de eventos extremos como los huracanes y la paleoclimatología, hasta la reconstrucción de condiciones climáticas pasadas utilizando datos recogidos de cosas como los núcleos de hielo, la reducción de escala del clima, o el uso de modelos a gran escala para predecir el tiempo a nivel hiperlocal, y los impactos socioeconómicos del tiempo y el clima.

La IA también puede desvelar nuevos conocimientos a partir de las enormes cantidades de complejas simulaciones climáticas generadas por el campo de la modelización climática, que ha recorrido un largo camino desde que se creó el primer sistema en Princeton en la década de 1960. De las docenas de modelos que han surgido desde entonces, todos miran los datos relativos a la atmósfera, los océanos, la tierra, la criosfera o el hielo.

Pero, incluso con el acuerdo sobre los supuestos científicos básicos, Claire Monteleoni, profesora de informática de la Universidad de Colorado en Boulder y cofundadora de la informática climática, señala que, si bien los modelos generalmente coinciden en el corto plazo, surgen diferencias cuando se trata de pronósticos a largo plazo. «Hay mucha incertidumbre», dijo Monteleoni. «Ni siquiera están de acuerdo en cómo cambiará la precipitación en el futuro.» Un proyecto en el que Monteleoni trabajó utiliza algoritmos de aprendizaje automático para combinar las predicciones de los aproximadamente 30 modelos climáticos utilizados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

«Nuestro objetivo no es convencer a la gente de que el cambio climático es real, sino conseguir que la gente que cree que es real haga más al respecto»

Mejores predicciones pueden ayudar a los funcionarios a formular políticas climáticas informadas, permitir a los gobiernos prepararse para el cambio, y potencialmente descubrir áreas que podrían revertir algunos de los efectos del cambio climático. Mostrando los efectos del clima extremo Algunos propietarios ya han experimentado los efectos de un entorno cambiante.

Para otros, puede parecer menos tangible. Para que sea más realista para más personas, los investigadores del Instituto de Algoritmos de Aprendizaje de Montreal (MILA), Microsoft y ConscientAI Labs utilizaron GAN, un tipo de IA, para simular cómo se verán las casas después de haber sido dañadas por el aumento del nivel del mar y tormentas más intensas.

«Nuestro objetivo no es convencer a la gente de que el cambio climático es real, sino conseguir que la gente que cree que es real haga más al respecto», dijo Victor Schmidt, coautor del documento y candidato al doctorado en MILA.

Hasta ahora, los investigadores del MILA se han reunido con funcionarios de la ciudad de Montreal y con ONG deseosas de utilizar la herramienta. Los planes futuros incluyen la publicación de una aplicación para mostrar a las personas cómo podrían ser sus vecindarios y hogares en el futuro con diferentes resultados en materia de cambio climático.

Pero la aplicación necesitará más datos, y Schmidt dijo que finalmente quieren que la gente suba fotos de inundaciones e incendios forestales para mejorar el algoritmo. «Queremos empoderar a estas comunidades para que ayuden», dijo.