Saltar al contenido

Trucos para el ahorro siendo estudiante

Trucos para el ahorro siendo estudiante 1

Para cualquier estudiante, el tema del ahorro energético puede ser algo bastante complicado, especialmente cuando no se cuenta con los ingresos necesarios y los gastos son cada vez más altos. Llegar bien a fin de mes no es nada fácil, especialmente para aquellos jóvenes que se encuentren estudiando fuera.

Trucos para el ahorro siendo estudiante 2

Sin embargo, hay una serie de acciones que se pueden probar para ahorrar algo de dinero que no solamente se pueda invertir en el piso, la electricidad o el internet, sino también aprovechar para comprar algún capricho o realizar alguna escapada.

El transporte es uno de los elementos en los que los estudiantes suelen gastar más dinero. No es lo más habitual que todos dispongan de un coche, que es el medio más cómodo para desplazarse. No obstante, también es el más caro, debido a la cantidad de gasolina que se debe usar, y a la dificultad para aparcar en diferentes zonas.

Por eso, la mejor alternativa es recurrir al transporte público, ya que en la mayoría de las ciudades disponen de abonos o tarjetas recargables, convirtiéndose en la solución más económica y menos contaminante. Compartir piso también suele ser una opción ideal a la hora de ahorrar al vivir fuera. Sin embargo, siguen existiendo algunos inconvenientes, como el pago de la electricidad o el agua.

A pesar de que vivir con más personas puede amenizar estos gastos, también se recomienda contratar una compañía que ofrezca buenas tarifas de agua y en luz, de manera que los estudiantes no tengan que preocuparse por los pagos constantemente sabiendo que van a ser capaces de ingresarlos.

Otra de las mejores maneras de ahorrar siendo estudiante, es precisamente aprovechando todos los descuentos y ofertas hechos especialmente para ellos. Los institutos y universidades, por lo general, entregan carnés de estudiantes que no solamente sirven para ir a la biblioteca, sino también para acceder a gran cantidad de descuentos en múltiples lugares de ocio, como pueden ser restaurantes, cines o incluso algunas aplicaciones como Spotify, las cuales ofrecen unas ofertas muy atractivas que no se debería dudar en aprovechar.

También será importante tener muy en cuenta todo lo que se gasta al comprar comida, por lo que se recomienda intentar comprar en supermercados que dispongan de productos de marca blanca algo más baratos, además de intentar evitar comer en cafeterías de universidades o de institutos que, a pesar de ser de mayor calidad, también son más caras. Por ello, aprovechar todos los descuentos que puedan ofrecer todos los supermercados será fundamental para conseguir ahorrar algo de dinero.

Por último, en la vida de cualquier estudiante no puede faltar la obtención de productos electrónicos y programas para poder realizar diferentes tareas. El problema de esto es que muchos son de pago, por lo que conviene explorar entre las cientos de alternativas gratuitas que existen, como los documentos o las hojas de cálculo de Google. También se podrán aprovechar todos los descuentos para estudiantes que ofrecen grandes marcas como HP o Apple, las cuales ponen a disposición de los jóvenes una gran cantidad de productos muy rebajados de precio.