Ecolocal

Si quieres recuperar el sabor de los tomates cultiva tu propio huerto

Artículos 🕔Marzo 16, 2017 Sin comentarios

Seguramente llevas tiempo diciendo que las frutas y verduras ahora no saben cómo “las de antes” ¿verdad? Pues tranquilo, no es una manía tuya. Según un estudio realizado por la OCU catando más de 350 kilos de frutas y verduras frescas, solo 5 de cada 100 piezas analizadas mantenían el sabor de la fruta fresca. La mayoría, por el contrario, nos deja indiferente porque no tiene sabor. Y son los tomates, junto con las peras, los productos que han obtenido la peor puntuación.

En realidad, este estudio solo corrobora lo que hace tiempo venimos comprobando y que queda demostrado cuando pruebas las frutas y verduras que vienen directamente desde el árbol o la planta. El sabor es tan diferente que a veces dudamos hasta de que sean los mismos productos. Lo ideal sería que pudiéramos comer todos los días esas frutas y verduras “auténticas” pero no siempre es posible.

Si quieres recuperar el sabor de los tomates cultiva tu propio huerto

Sin embargo, ahora hay muchas iniciativas, sobre todo, a través de Internet, que permiten comprar los productos del campo directamente a los agricultores. En estos casos se trata de productos ecológicos cultivados sin ningún tratamiento químico donde cuenta más el sabor que el aspecto del producto. Porque no nos engañemos, muchas veces nos dejamos seducir por el inmejorable aspecto que presentan las frutas y verduras que compramos en los supermercados pero quedamos defraudados cuando comprobamos que no saben a nada. La conservación en cámaras frigoríficas después de ser recolectadas cuando todavía no han madurado en la planta es la causa de su insipidez. Pero si te has propuesto recuperar el sabor original de las frutas y verduras tienes otra posibilidad, cultivar tú mismo los productos.

Un pequeño terreno para cultivar un variado huerto

En realidad, un pequeño jardín es suficiente para cultivar las verduras y hortalizas para el consumo familiar. En poco terreno pero bien distribuido tienes espacio para cultivar algunas matas de tomate, pimiento, cebollas, lechugas, acelgas o pepinos. Para dar los primeros pasos tienes que aprender algunas nociones básicas sobre las características del terreno, las condiciones climáticas o el tipo de riego más adecuado.

Pero si no dispones de un jardín no te desanimes, porque hay opciones para poder cultivar tus propios productos. Se trata de los huertos compartidos y los huertos urbanos en alquiler. ¿Sabes qué son y en qué se diferencian?

Los huertos compartidos funcionan bajo el lema “Tú cultivas, yo te dejo la tierra”. De este modo, ponen en contacto al propietario del terreno con quien desea cultivar su propio huerto. Esta cesión se hace de forma gratuita pero a cambio se comparte la cosecha. Entre los requisitos que debe cumplir el potencial agricultor es practicar la agricultura ecológica y dedicar el huerto al autoabastecimiento, no a la venta.

Los huertos urbanos en alquiler ofrecen la posibilidad de cultivar parcelas de pequeño tamaño (30-60 metros) por un alquiler mensual. Además, del terreno los agricultores disponen de sistemas de riego, herramientas y asesoramiento para resolver todas las dudas que surgen a los primerizos. Este sistema no solo se está implantando en las grandes ciudades como Madrid con Los Huertos y Barcelona con Huertos de ocio, sino que en localidades más pequeñas también se han puesto en marcha iniciativas similares.

La razón del éxito de estas fórmulas reside en el deseo de consumir productos más naturales y disfrutar del contacto con la naturaleza. Una forma de ocio diferente vinculado estrechamente a las familias, aunque también hay casos de jóvenes o jubilados que se deciden a cultivar su propio huerto.

También puedes hacerte un pequeño huerto en la terraza

A pesar de que los huertos urbanos se están extendiendo rápidamente es posible que no tengas todavía acceso a ninguno. No desesperes, siempre queda el recurso de cultivar en las jardineras de la terraza o incluso en pequeñas macetas. Solo es cuestión de conocer ciertos requisitos que debe cumplir la terraza y los recipientes que vayas a utilizar según los productos que quieras plantar y… manos a la obra. ¿Te animas a cultivar tus propios tomates?

No hay comentarios

Qué opina la gente

Escribe un comentario

Opina!