Ecolocal

La bicicleta un medio de transporte urbano en ascenso

Iniciativas 🕔octubre 5, 2016 Sin comentarios

La enorme cantidad de bicicletas que circulan por las calles de Berlín y Munich, ciudades que he visitado este verano, me ha llevado a plantearme el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano. En España, según el Barómetro de la Bicicleta, más de tres millones de ciudadanos usan la bicicleta casi a diario para ir a trabajar, a estudiar o a pasear. ¿Pero están preparadas nuestras ciudades para el ciclismo urbano? 

Para la mayoría de la gente, “Las bicicletas son para el verano” como decía la obra de teatro de Fernando Fernán Gómez, convertida en película por Jaime Chávarri. O para hacer deporte el fin de semana. Sin embargo, poco a poco las bicicletas están convirtiéndose en un medio de transporte en las ciudades. En algunas es más fácil circular que en otras pero no siempre depende de la orografía o el clima. Es más, son las ciudades nórdicas como Amsterdam, Copenhague y Utrecht donde más se usa la bici como medio de transporte.

La bicicleta un medio de transporte urbano en ascenso

Existen diferentes rankings sobre cuáles son las ciudades más friendly del mundo para ir en bicicleta de acuerdo a distintos criterios. En la lista elaborada este año por la web especializada en ciclismo urbano Copenhagenize index que incluye 150 ciudades, aparecían dos españolas, Sevilla en cuarta posición y Barcelona en decimotercera. Para elaborar este ranking se tienen en cuenta entre otras cuestiones, las infraestructuras creadas en torno a la bicicleta, el uso que se hace como medio de transporte, el porcentaje de ciclistas mujeres o si existen programas para compartir bicicletas. Bajo estas premisas Amsterdam se mantiene en la primera posición gracias a que la mayoría de la gente ha optado por este medio de transporte. El gobierno holandés estima que Amsterdam tiene aproximadamente 880.000 bicicletas para 800.000 habitantes, cuatro veces el número de coches.

Sevilla y Barcelona son destacadas como ciudades emergentes en ciclismo urbano y consideradas como un ejemplo a la hora de introducir la bicicleta en el entramado de la ciudad. Sevilla se ha colado en la cuarta posición gracias al fuerte incremento que ha experimentado la bicicleta como medio de transporte habitual, favorecido por la creación de las infraestructuras adecuadas. Gracias a este apoyo político y social, Sevilla ha conseguido situarse con un 7% de cuota modal al nivel de las ciudades que tienen un 30%.

Sevilla la ciudad más segura para los ciclistas

Desde España esta apuesta de Sevilla por las infraestructuras ha quedado validada con el informe realizado por la OCU sobre las carriles bici de 11 ciudades españolas. Sevilla, con un total de 140 kilómetros de carril bici declarados, se encumbra como la ciudad más segura de España para los ciclistas. Estos carriles ofrecen, además de un largo recorrido, comodidad, buenas conexiones y seguridad. Algo que no es muy habitual en el resto de las ciudades analizadas: Zaragoza, San Sebastián, Vitoria, Barcelona, Valencia, Córdoba, Málaga, Murcia, Las Palmas y Madrid.

La bicicleta un medio de transporte urbano en ascenso

Tras Sevilla se sitúan Zaragoza, San Sebastián, Vitoria, Barcelona y Valencia como ciudades que apuestan por el ciclismo urbano y están dotándose de las infraestructuras necesarias. Los peores resultados son para Córdoba, Málaga, Murcia, Las Palmas y Madrid, que reúne unas pésimas condiciones a pesar de contar con 278 kilómetros de vías para ciclistas.

Pero el Ayuntamiento de Madrid sigue con su plan de apoyo a la movilidad ciclista y ha anunciado que va a incrementar la extensión de sus carriles bici en 10,3 km. más con la M-10, un anillo que unirá las rondas y bulevares del centro de la ciudad. En su realización se ha optado por crear un carril bici compartido con los coches con una velocidad limitada a 30 km/hora, que tiene menos costes, pues solo está señalizado en el suelo y con carteles verticales, que estará operativo a final de año. El objetivo municipal es conseguir que en 2016 el 3% de los desplazamientos privados sean en bicicleta (ahora apenas superan el 1%). Cifras muy lejanas de las que se alcanzan en las grandes ciudades europeas como Berlín, Londres o París con las que siempre nos comparamos.

Lo cierto es que construir una buena vía ciclista tiene un coste medio de 200.000 euros, según la OCU, porque es necesario “desplazar de su sitio mobiliario urbano como farolas, señales y paradas de autobús; levantar bordillos o protecciones para el tráfico motorizado; utilizar un asfalto antideslizante y marcar los cruces con semáforos específicos”. Comparado con los datos que aporta esta organización sobre lo que supone habilitar un kilómetro de trazado del metro, 40 millones de euros, o de tranvía, 12 millones, no parece un gasto elevado.

La seguridad es un hándicap para el ciclismo urbano

El miedo a circular por la ciudad en bicicleta es un freno para mucha gente. Miedo principalmente, a los conductores que no respetan a los ciclistas dejando la distancia de seguridad adecuada y circulando a excesiva velocidad. Adoptar medidas que hagan más seguro el uso de la bicicleta en la ciudad es todavía un reto en muchos sitios aunque la bicicleta está ganando terreno poco a poco.

La polémica está ahora centrada en la obligatoriedad de usar casco los ciclistas menores de 18 años sugerida por la Dirección General de Tráfico para evitar accidentes. Esta medida no ha sido bien recibida por las asociaciones de ciclistas que recomiendan el uso pero rechazan la obligatoriedad de usarlo los menores de edad. Apelar a la seguridad para establecer esta norma no parece que sea el mejor argumento porque, según las asociaciones de ciclistas, en los lugares donde se ha impuesto el uso obligatorio del casco no se ha reducido la siniestralidad y lo único que se consigue es desincentivar el uso de la bicicleta en la ciudad. ¿Y tú te animas a usar la bicicleta en la ciudad?

No hay comentarios

Qué opina la gente

Escribe un comentario

Opina!