Ecolocal

Campamentos solidarios y turismo ético, unas vacaciones alternativas diferentes

Turismo sostenible 🕔junio 17, 2017 Sin comentarios

Campos de trabajo, estancias solidarias o viajes que promueven la cooperación son solo algunas de las denominaciones que utilizamos para referirnos a una interesante alternativa para conocer mundo, y sobre todo a las personas que lo habitan. Si los viajes en general ayudan a que nuestra mente se abra a otras culturas, estos en particular, nos enriquecen más si cabe, como seres humanos. La mayoría de quienes han participado en una experiencia de este tipo la recomiendan a todos aquellos con espíritu abierto, curioso y dinámico (abstenerse el resto…).

Las ofertas de viajes solidarios, dejando al margen las diferentes subcategorías que cada organización pueda tener constituidas, son bastante variadas, debido sin duda, a la  cada vez mayor demanda que empieza a darse de estas “aventuras vitales”. La mayoría de las organizaciones responsables de tales propuestas persiguen el desarrollo sostenible de la zona a visitar, involucrando a las personas en su crecimiento económico y social, planteando además un turismo sostenible que cause el menor impacto medioambiental.

Campamentos solidarios y turismo ético, unas vacaciones alternativas diferentes

Viajes solidarios en verano y actividades de cooperación

En este post vamos a destacar algunas de las alternativas que se pueden encontrar a través de Internet, aunque son solo una pequeña representación de todas las existentes. Un ejemplo de lo que queremos contar lo representa, CERAI (Centro de Estudios Rurales de Agricultura Internacional), que organiza campos de trabajo y estancias solidarias en diferentes épocas del año. Los primeros se desarrollan en verano y duran una semana. Su objetivo es promover la participación en los proyectos de cooperación que CERAI lleve a cabo en la zona. Por el contrario, las estancias solidarias, se centran más en visitas, charlas y talleres culturales que en realizar actividades físicas de cooperación. Ambas alternativas se ofrecen en Marruecos, donde los organizadores llevan trabajando más de una década. Para CERAI estos viajes constituyen una excelente herramienta de sensibilización y de educación en valores como la solidaridad, la justicia o la interculturalidad.

Marruecos también es el país elegido por la Asociación Camino al Sur, en la región de Errachidia, situada al sureste del país, para organizar sus campos de trabajo, que por lo general tienen lugar en verano. En este caso, se trata de dar la posibilidad a voluntarios de participar en un proyecto de unas dos semanas de duración. Durante este período realizan diferentes actividades creativas y lúdicas con niños de edades comprendidas entre los seis y los doce años, quienes han de aprender, jugar y crear con sus manos a través de las actividades que se les enseñen. De ahí que los jóvenes que participen (todos mayores de 18 años) suelen contar con ciertas habilidades artísticas y, sobre todo, con ganas de trabajar en actividades educativas. El planteamiento del trabajo consiste en dedicarle a estas actividades entre cuatro y seis horas diarias, de lunes a viernes.

Campamentos solidarios y turismo ético, unas vacaciones alternativas diferentes

Siguiendo esta línea de propuestas formativas y vivenciales, también podemos señalar los campos de solidaridad de SETEM, cuyo objetivo fundamental es que los participantes en los mismos tomen conciencia de la existencia de otras realidades más desfavorecidas (suelen elegirse países en vías de desarrollo en los que se trabaja en diferentes proyectos, como microcréditos para la mujer, cooperativas de comercio justo, etc.).

Para promover este tipo de viajes solidarios y realizar la elección de las personas que cumplan con el perfil más idóneo para apuntarse a estos proyectos, cada una de las asociaciones SETEM publica un calendario propio con las fechas de inscripción de los candidatos, procesos de selección, cursos y demás información necesaria a conocer por los posibles interesados.

Turismo ético, una aventura para viajeros dinámicos

Pero al margen de este tipo de campos solidarios existen otras alternativas dentro de lo que es el turismo ético y social, como puede ser, por ejemplo, compartir una experiencia solidaria en familia. Esta es una de las opciones que ofrece Riki Tiki Tavi, con el fin de que toda la familia participe en un proyecto concreto y lo combine con visitas y rutas por el país en el que se realice. Puede constituir toda una aventura familiar, donde los críos enseñen a otros sus canciones o juegos preferidos, compartan con ellos deportes, etc.

Tanto para esta oferta familiar como para el resto con las que cuenta Riki Tiki Tavi, es imprescindible hablar inglés, ya que trabajan con agencias locales, sin intermediarios, y el idioma oficial es este. En su web dejan claro a todo el que quiera adentrarse en una aventura de este tipo con ellos que no son una agencia de viajes convencional. “Los servicios, comidas, forma de organizar y trabajar en destino difieren de agencias turísticas convencionales. Si no quiere viajar como un turista, con los locales ha de ser flexible, aceptar cambios en los programas, dejarse llevar y entender que la experiencia conlleva un cambio de mentalidad”, recuerdan en su web oficial.

Al margen de toda la intendencia que, generalmente hay que poner en marcha en viajes de este tipo (vacunas, solicitud de visados, búsqueda de vuelos, etc.), son experiencias que merecen la pena ser vividas, pero es evidente que se deben iniciar con importantes dosis de motivación y seguros de que lo que se quiere es hacer una inmersión completa en la forma de vida de otras comunidades.

No hay comentarios

Qué opina la gente

Escribe un comentario

Opina!